Una apuesta que muchos eligen: diversificarse para generar negocios con creatividad

0

Ignacio O’Keefe es director comercial de la firma O’Keefe, que inició su padre, de extensa trayectoria en el ámbito inmobiliario en Quilmes. Sumó actividad fuerte generando negocios en Bariloche, además en el rubro campos y el último, en parques industriales. Tal como dice el empresario, la posibilidad de diversificarse les permitió apostar a los diferentes segmentos apostando al crecimiento, hoy, con más dificultades en algunos rubros más que otros. En el caso de Bariloche, es actualmente el que mejor resultado ha logrado, dado que en ese rincón tan requerido de la Patagonia el turismo pisa fuerte. Y esto a su vez requiere de mayor oferta tanto para quienes residen allá como para los que visitan esa hermosa ciudad.

El comienzo fue en el Sur, pero sigue creciendo

Si el Sur y el Sureste desde que se construyó la autopista Buenos Aires/La Plata fue creciendo de manera exponencial. Y aunque estamos atrasados con respecto de la zona Norte o del Oeste, también las proyecciones en el mediano y corto plazo son más que promisorias porque con la autopista de tres carriles y la capacidad de crecer en cantidad de manos de ida y vuelta, la proximidad a Buenos Aires y las tierras disponibles que existen colocan a la zona en los ojos de entre los grandes desarrolladores de todo Buenos Aires.

Apuesta al área residencial

Hoy la mayor parte de los desarrollos del tipo loteos fueron barrios cerrados y countries, como en el caso de Abril, que es un icono de la zona sur, se han consolidado de manera contundente. En Quilmes ha sido muy importante la cantidad de departamentos que se han construido de forma sostenida. Y aun hoy en medio de la crisis se siguen construyendo emprendimientos todas las semanas. En el área residencial, la mayoría de las construcciones son torres. Después como otro gran icono llegó Nuevo Quilmes, un emprendimiento que también comenzó como un loteo y se vendió muy bien. Se siguen desarrollando condominios de 3 y 4 pisos, en el segmento más alto en la zona sur. En Hudson, en gran medida se han creando barrios cerrados con lotes. La parte comercial ha empezado a acompañar y se han lanzado algunas obras con proyecciones de usos complementarios una vez que la zona este más consolidada.

¿Qué sucede con las unidades usadas?

Hubo mucha gente que se fue de la propiedad usada típica de todas las zonas residenciales de Quilmes a los barrios cerrados o a las torres por cuestiones de seguridad. Eso implicó que en particular, ahora al no haber créditos, el usado se observa como el rubro más golpeado. El resto de los segmentos se han sostenido. Los emprendimientos han mantenido su valor, pero bajó el ritmo de ventas, aunque mantienen los valores.

¿Y qué ocurre con los que compran en el pozo?

Tanto el desarrollador como el consumidor final están en duda por el dólar. El comprador no quiere asumir el riesgo de pago de cuotas en dólares y el desarrollador no quiere la venta en pesos porque termina perdiendo plata o hasta veces debe cubrir los costos. Más allá que se aplique la CAC como índice de ajuste, sucede que se quedan con cierto atraso en los ingresos. Es un punto que genera conflicto. Prefieren más las operaciones en efectivo. Hoy el que tiene el dinero guarda algo para el saldo cuando se entregue la posesión, pero las operaciones son en efectivo y las eligen antes que financiadas a largo plazo.

A paso lento

Hasta que se aclare el panorama con reglas más claras no se avanzará mucho. Ya estos saltos los hemos vivido hace un tiempo y después de cada salto se nota un estancamiento en el rubro. Pero cuando la moneda se tranquiliza, la gente después de casi 20 días, de vuelta comienza a animarse. Somos un poco cortoplacistas en ese sentido, pero es algo que se repite en los últimos años. No estamos con una crisis de falta de dinero, lo que sucede es que la gente tiene miedo y tiene el dinero guardado. En los últimos años el tema ha sido complejo. La bicicleta financiera, al rubro inmobiliario le jugó en contra. El comprador y el inversor habían desaparecido; ahora de a poco está volviendo el inversor. Esto sucedió en los últimos quince días, con los cambios que surgen de a poco. Es que nadie quiere quedarse con el dinero en su casa por los riesgos que eso implica. Así es que lentamente nuestros clientes históricos hacen consultas. Muchos de ellos se fueron de los bonos, con los que perdieron entre el 50% y 70% y ahora el rubro inmobiliario viene más fortalecido. Hay que ver si se sostiene en el tiempo para sacar conclusiones más acertadas.

Ustedes además tienen otros rubros que tienen muy buena respuesta…

Hemos tratado de diversificar porque el país nos enseñó a tener opciones. Bariloche al margen de que somos amantes de la Patagonia, es un mercado distinto y atractivo que tiene otra realidad diferente a la Buenos Aires y el conurbano. Y que se ha beneficiado por el turismo interno y externo que llegó a la Patagonia. En los últimos 12 meses de nuestras sucursales, la que tiene mejores rindes es Bariloche. Por esta razón el barilochense no siente tanto la crisis porque el turismo interno está muy activo. El externo tiene sus razones: la cantidad de turistas que llegan, especialmente brasileros, es impresionante, de modo que el mercado estuvo mucho más activo. Además hay mucha gente que no está acostumbrada al rubro financiero, entonces se mantiene como moneda de cambio apostar por el Real Estate y lo vuelcan en un departamento o en un lote. Con esa demanda, la baja de precios es prácticamente nula, mientras que en otros segmentos sí hubo una baja considerable de los valores. Además hay faltante importante de oferta, porque al margen del turismo, la ciudad creció en cantidad con habitantes permanentes a un mayor ritmo mejor que del resto de la Argentina. Faltan viviendas para la gente local y si se suma la cantidad de turismo que hay, realmente el margen para crecer allí es muy grande.

Otro segmento que pisa fuerte es el campo

Tenemos mucha trayectoria con el rubro campo. Después de aquella soja que cotizaba a 500/600 dólares, los campos empezaron a bajar su valor. El mercado del campo entre 3 y 4 años redujo sus precios entre un 30 y 40%, porque este resultado responde a los rindes de los campos. Y en los últimos años el campo está mucho mejor que en los años previos tanto para el agrícola como la ganadería. Últimamente hay mayor movimiento por las posibilidades de venta del ganado. Los campos para alquilar están muy demandados. Hay interés en la zona núcleo, que es la más buscada. La ganadera está más hacia el sur, en la Cuenca del Salado, que tiene mucho movimiento y allí cada vez que sale una opción de alquiler se coloca en forma inmediata.

El sur y la industria…

De vuelta, el tema de la Autopista Buenos Aires / La Plata, así como el puerto que se está construyendo en Ensenada, en la zona de La Plata, la zona sur tiene otra vez más relevancia en el área industrial, ya que durante mucho tiempo no tuvo gran crecimiento. Ahora, cuando arranca lo hace con mucha fuerza. Se han realizado desarrollos nuevos e importantes y se han vendido muy bien. Y los industriales históricos de la zona buscan ampliarse, ingresar en los parques para achicar los gastos. La proyección es interesante y apostamos a crecer. En esto lo vemos con muy buenos ojos. La conectividad que tiene es muy buena y esto implica arrancar de cero e ir para delante muy bien.

Compartir.

El autor

Responder