Los inmuebles aumentaron 10% el año pasado y la tendencia seguirá en 2018

0

Impulsados por la expansión del crédito hipotecario, durante 2017 los precios de los inmuebles residenciales aumentaron un promedio del 10% en dólares y un porcentaje similar se espera para este año, aseguraron operadores inmobiliarios. Según el titular de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), Alejandro Bennazar, el año pasado la suba de los departamentos fue del 10% en la Ciudad (y de entre 12% y 15% a nivel nacional), con un precio promedio del m2 de entre US$ 2.000 y US$ 2.200.

Algunos operadores afirman que los departamentos chicos aptos crédito llegaron a subir entre 12% y 13%, con mayor demanda en unidades de entre US$ 100.000 y US$ 110.000. Y sostienen que fueron menores los aumentos en las propiedades más caras: llegaron al 5% para las de US$ 300.000 y no se movieron en las de US$ 600.000.

Las subas de precios se produjeron, según Bennazar, por “la demanda de quienes resultaron calificados para recibir créditos hipotecarios”, algo que “hizo aumentar los precios rezagados de los usados”. El impulso de los hipotecarios (sobre todo los UVA) generó, según un operador, que 2017 fuera “el mejor año de los últimos diez en ventas, con niveles previos al cepo cambiario”.

Según datos del Colegio de Escribanos de la Ciudad, en 2017 se efectivizaron 63.382 compraventas de inmuebles, un aumento del 40,9% interanual. El monto de las transacciones creció 95,9%, a $ 148.944 millones, mientras que en diciembre las escrituras hechas con hipotecas aumentaron 125,2% interanual, a 2.326.

Para este año, los operadores estiman que, “de la mano del crédito hipotecario”, la suba de precios en las propiedades seguirá y podría rondar entre 5% y 10% para unidades de hasta US$ 400.000. También creen que “los bancos van a cuidar las tasas” de los créditos, siempre que no suba demasiado la inflación.

Pero el problema será si se mantiene la fuerte escalada del dólar, que acaba de pasar la barrera de los $ 20 y no se sabe aún si tocó techo. Lo que ocurre en este caso para quienes están en proceso de recibir un crédito hipotecario en UVA es que la suba del dólar aumenta el precio de los inmuebles en pesos y obliga a disponer de más pesos para cerrar la operación.

Para evitar estas fluctuaciones del dólar, Bennazar sostiene que la Cámara Inmobiliaria pide que “las propiedades se tasen, oferten y vendan en unidades UVA”, algo que algunos ven factible en dos o tres años. Mientras tanto, lo que estiman algunos operadores es que, si sigue escalando el dólar, los bancos reaccionen como lo hicieron en agosto, alargando el plazo de las cuotas de los créditos.

Fuente: Clarín.

Compartir.

El autor

Responder