Paseo del Bajo: Un proyecto que apuesta a una ciudad moderna y conectada

0

El arquitecto Eduardo Albanese, gerente Técnico de la Corporación Puerto Madero, describe la importancia de consolidar el Paseo del Bajo de gran impacto urbanístico, pero también histórico y cultural. Detalla los pasos dados para concretarlo, destacando el aporte vital de los arquitectos que ganaron el concurso nacional de ideas. Ellos participaron junto con todo el equipo de la Corporación para trabajar también en lo relacionado con la conexión entre Puerto Madero y la ciudad, destacando las hectáreas de parques integrados.

¿Cómo fue la génesis de este enorme proyecto?

La idea de todo el espacio público referido al Paseo del Bajo nace con el plan maestro de Puerto Madero hace dos décadas para desarrollar las 170 hectáreas. Se planteaba la unión de la ciudad con Puerto Madero y de modificar entonces esa faja donde convivía, por ejemplo, el ferrocarril, los camiones, es decir barreras urbanas. Por lo tanto, lo que se buscó es una situación que vincule a Puerto Madero con la urbe. El proyecto es reconocido en el mundo y tiene un impacto singular en función de haber logrado una urbanización de estas características en un área céntrica, que tenía pendiente lograr una adecuada vinculación. Entonces el Paseo del Bajo, por un lado, planteó la obra vial y el corredor vial, que resuelven el tema de los camiones y micros de larga distancia. Además el hecho de haberlos sacado del nivel 0 de superficie, permite trabajar una vialidad totalmente distinta, eliminando cantidad de situaciones de lo que era la geometría vial inadecuada y generaba muchos problemas en las avenidas Madero- Huergo y Alicia Moreau de Justo. De este modo esto se relaciona con la idea de resolver el problema y la conexión vial. Pero por fuera de ese tema, como infraestructura, entendemos este aporte desde lo histórico, pero también urbanístico y cultural.

El espacio público y los parques…

La Corporación se ha focalizado en el desarrollo del espacio público y especialmente el de Puerto Madero con los parques y la Costanera Sur. Se observa desde las 20 hectáreas que conforman el parque lineal y el parque central y cómo este diseño genera una vinculación a favor de los peatones totalmente distinta. Si bien se plantea el desarrollo de un parque lineal, el mayor aporte que genera este parque es la transversalidad y la permeabilidad. Los malecones, los parques, la Costanera Sur y lo que es la ciudad de Buenos Aires logran integrarse y de este modo se puede ir caminando desde Plaza de Mayo hasta Costanera Sur. Lo que diseñamos se concretó con el grupo de arquitectos que ganó el concurso nacional de ideas. Desde la Corporación junto con la Sociedad Central de Arquitectos se presentaron más de veinte proyectos. El grupo que ganó, trabajó con el equipo de proyectos de la Corporación hace bastante tiempo en todo lo relacionado con el diseño y la infraestructura del área pública de Puerto Madero. Se hizo hincapié en estas piezas de conexión. Una de las más significativas es la explanada en el eje histórico, que ya está construida y permite esta vinculación. Es un mirador urbano que genera perspectivas totalmente distintas a las que estamos habituados e incrementa como espacio público una zona de estar o un mirador urbano. Se convierte en un evento turístico de encuentro y de conexión muy importante.

Un efecto que realza los edificios

La parte residencial igual que la parte edilicia tiene efecto positivo y se destaca desde todos los lugares. Desde el espacio urbano resalta todos los edificios y lo que implica la aproximación de los inmuebles históricos que están en el área. El parque lineal acompaña el emplazamiento de los 16 docks. Un aspecto muy importante del proyecto que ganó, es que en el parque central no sólo reunifica un espacio urbano que va desde la avenida Belgrano hasta la avenida Corrientes como única plaza, sino que destaca edificios cuyo diseño hacen a la belleza y a la historia como en el caso de la Aduana o del CCK y en el espacio público permite vincular en forma directa. Es importante realzar un concepto en los parques de las Mujeres Argentinas y Bastidas que no tienen rejas, son parques que tienen 9 ha y se vinculan con un espacio mayor que la Costanera Sur y entre todos consolidan algo más de 30 ha de espacio verde público.

Espacios inclusivos

Toda esta obra del Paseo del Bajo supera la gestión de un gobierno. Desde la Corporación planteamos estas ideas y proyectos como políticas de estado. Cuando se emplazó en su momento el Puente de la Mujer, la plaza Holanda, el parque Mujeres Argentinas, la antena que fue donada por el rey de Italia, en la Costanera, que es una pieza espectacular que la talló el mismo que hizo la restauración de la Catedral de San Marco, en Venecia, implica un trabajo que lleva tiempo. Puerto Madero tenía que vincularse urbanísticamente de una manera distinta con la ciudad y no creando barreras. La escala, la calidad y la no compartimentación de los espacios los convierte en inclusivos, referenciales, y permite que la gente los identifique y se los apropie.

Pasos que vienen

Estamos en concurso, con todo el proyecto; ya se realizó todo el desarrollo del anteproyecto ejecutivo también. Se han hecho varias licitaciones para las distintas obras. El corredor vial AUSA se ha terminado. Es una obra espectacular en dos años y medio, en tiempo récord. Han trabajado con total rigurosidad y profesionalismo. Al sacar los camiones permite trabajar la vialidad de una manera distinta. Nosotros terminamos las 10 hectáreas del parque Central en relación con las plazas desde Belgrano hasta Corrientes, el entorno CCK, Nueva Rábida, Ministerio de Defensa y Aduana. Y ahora precisamente la conexión de la explanada en el eje cívico. Estamos en obra con todo el resto del parque lineal, que serán terminadas hacia fin de año con este espacio totalmente transitable y usable.

¿Cómo pensar la ciudad?

Más allá de los autores e independientemente de los que hayan participado, creo tiene que ver con un proceso de participación y discusión absolutamente democrática en la ciudad en los últimos 30 años. Todo esto es el reflejo que resulta como parte de una discusión que hay en la matrícula de los arquitectos, de los urbanistas, acerca de cómo entender y cómo tiene que ser la ciudad. La mayor referencia es el marco conceptual de discusión por la cual no recibió críticas ni urbanísticas, ni arquitectónicas e implica que hemos logrado consensos que tienen que ver con el concurso una discusión de ideas y la materialización. Plantea como sociedad de un lugar totalmente distinto y nos saca de lo que es el foco de lo que es la gestión. Es importante como argentinos que podamos protagonizar un proceso que supera los 4/6 años y que haya piedras fundamentales que se imponen como políticas de estado y nos colocan en un lugar distinto. Desde la mirada del sector inmobiliario, todo este proceso implica una mayor rentabilidad y capitaliza el área, genera más trabajo, más inversiones. Puerto Madero y todo este sector está demostrado que al turista que antes venia un día o día y medio, le ganó una tarde, una mañana, un almuerzo. Eso genera una riqueza y potencia que también hace a la generación de empleo, al uso de la ciudad.

 

Compartir.

El autor

Responder