El valor del inmueble siempre gana por encima de otras opciones

0

El presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, Alejandro Bennazar, considera que se está atravesando un momento crítico y que es difícil definir la situación de un mercado que tiene un gran potencial. Mientras tanto es importante estar en contacto e intercambiar opiniones con los colegas. Sostiene que el valor de los alquileres no está caro, y aclara que caro son los servicios y las expensas, es decir los gastos generales.

¿Qué te parece la Expo Real Estate, en medio de esta crisis?

Cuando surge una coyuntura como la que estamos viviendo en estos días repercute en el mercado. Lo comparo con un paciente que hay que estabilizarlo y luego mejora. Los grandes problemas traen también importantes cambios y creo que lo que está por venir es bueno. En esta ocasión se observa mucha gente en la Expo Real Estate, los stands muy concurridos. Incluso, lo que nunca sucedió, tuvieron que habilitar el acceso superior y a la vez impedir que la gente se inscribiera por la gran concurrencia de profesionales. Creo que el problema es momentáneo y se va a solucionar. Mientras tanto es interesante compartir ideas con colegas y gente del sector.

Todos buscan respuestas…

Sí y recorren la Expo para conocer las innovaciones, lo que ofrecen las instituciones. La Cámara Inmobiliaria Argentina en este momento está presentando varios temas. Estamos trabajando en una encuesta nacional respecto de la cantidad de profesionales con oficinas y vendedores de todo el país; no tenemos un relevamiento de la guía de la industria inmobiliaria y por esa razón hemos decidido lanzarla. La entidad tiene hoy alrededor de 2.000 empresas inmobiliarias, pero no tenemos cuantificado que cantidad de oficinas y vendedores, además de estructuras existen. Con esta encuesta lograremos conocer el potencial que tiene el sector. Estas son algunas de las acciones que tenemos en marcha. Consideramos que esta industria es la tercera más importante desde el punto de vista económico. Sucede así en todos los países. Pero en nuestro caso se podría incluso decir que podría ser la primera industria, si se considera que en un solo año empresas privadas invirtieron en obras de infraestructura por un monto de 800 millones de dólares (entre cloacas, apertura de calles y otras necesarias para la gente). Un tema muy importante que hay que valorar.

¿Qué sucede con la ley de alquileres?

La mal llamada ley de alquileres en la Capital Federal fue una intervención a nuestra profesión sólo para eliminar un sistema de honorarios que afecta nuestra cuota alimentaria; todos somos trabajadores con más del 80% de nuestros representados que son inquilinos. Esa ley fue declarada inconstitucional, falta el fallo final, pero la ley nacional está estancada y con las condiciones políticas no creo que se trate este año y tampoco el año que viene.

Sin respuesta

Pese a todo hemos logrado demostrar que el sector inmobiliario ante un problema nos pudimos unir a nivel nacional y logramos hacer entender que lo único que hacen estas modificaciones es perjudicar al inquilino. El efecto produjo además que no se construyan a futuro propiedades para la renta y a la vez los propietarios retiraron sus bienes de la oferta. Entonces aumentó la demanda y cayó la oferta. Así aumentaron los alquileres con esa intervención un 35% en Capital Federal y 18% en el interior. Pero hay que aclarar que a la sociedad le informaron erróneamente. Los alquileres no son caros, sino muy bajos. Caros son los servicios, las expensas, es decir los gastos mensuales, que duplican el valor del alquiler. Por otra parte, la rentabilidad es bajísima, menos del 2% al año.

¿Qué pasará con el mercado?

Es difícil hablar de mercado cuando se está en medio de la tormenta. Hay que esperar que pase y una vez que salga el sol comienza todo de nuevo. Mientras, hay que atravesar estos momentos. Estamos tratando de informarnos y esperamos en pocos meses que se vuelva a ordenar todo. Con respecto a la demanda, el que quiere vender, vende y el que quiere comprar, adquiere su propiedad a los valores de hoy, escucha ofertas y decide. Los valores no bajaron, pero se hacen contraofertas superiores al 10% y en ese sentido es más fácil para los compradores ahora sin crédito, porque cuando se ofrecen facilidades, el comprador más buscado es el del crédito.

Siempre el valor del ladrillo

Soy el primer presidente de la entidad que llega del interior, matriculado en la provincia de Buenos Aires, en un pueblo de 47.000 habitantes. Mi padre hace 70 años que es inmobiliario y lo escuchaba cuando en los años 80 una hectárea cotizaba 800 dólares; en los 90, 2.000 dólares, en 2001, en plena crisis, 5.000 dólares y hoy vale entre 8.000/10.000 dólares. El que invierte en propiedades siempre gana. Invertir en ladrillo es una opción que no defrauda porque la valorización aporta más valor que cualquier banco, que las acciones, entre otras opciones, porque cada uno es el que dispone de la inversión. Creo que este es un buen momento para adquirir un inmueble. Por otra parte, sí quiero dejar un mensaje importante respecto de los créditos Procrear que fueron muy buenos. Se tomaron 10.000 créditos y la mayoría pudo concretar su operación. Sin embargo, hay un porcentaje que no lo logró. Se hicieron gestiones y en su mayoría a ese grupo le devolvieron la reserva y trataron de aportar soluciones. Les solicito a todos los inmobiliarios del país para colaborar con ese grupo para que no pierda el dinero que logró reunir. Ante un caso de estos, solicito que se comuniquen con la Cámara Inmobiliaria Argentina. Todos los que podamos colaborar estamos a total disposición para que la gente no pierda el esfuerzo realizado. Los inmobiliarios del país están a disposición de ofrecer una solución a este inconveniente.

Compartir.

El autor

Responder