El Gobierno porteño comprará el edificio diseñado por Norman Foster donde funciona su sede

0

La sede del Gobierno porteño es uno de los edificios más modernos e interesantes de la Ciudad de Buenos Aires. Luminoso, sobrio, elegante y con una cubierta ondulada de hormigón que es uno de sus sellos, en el palacio funciona desde hace casi dos años el Ejecutivo de la ciudad. Pero hay un detalle: el Gobierno porteño no es dueño de su sede: se la alquila al Banco Ciudad. Por eso, la Legislatura autorizó la venta de dos inmuebles oficiales para recaudar fondos para comprarla.

El edificio de Uspallata al 3100 fue tasado en cerca de US$ 60 millones. Originalmente, fue construido como sede central del Banco Ciudad. Sin embargo, se decidió mudar allí las oficinas del palacio de Bolívar 1. Y desde el 1° de abril de 2015 fue ocupado por el entonces jefe de Gobierno y actual presidente Mauricio Macri. Desde entonces, la Ciudad le paga un alquiler al banco.


Ahora, la Legislatura porteña autorizó vender dos inmuebles del Gobierno de la Ciudad, que fueron declarados innecesarios para la gestión, con el objetivo de obtener fondos para comprar el edificio de Foster. Uno está en Esmeralda Nº 638/642 y el otro en Viamonte 860/888/900. Además, la ley aprobada le otorga al Banco Ciudad la exención en los impuestos de Sellos y de Ingresos Brutos en la operación de venta del edificio de Foster.

Para saldar la diferencia entre lo obtenido por la venta de los dos inmuebles y el valor de la sede gubernamental, el Ejecutivo porteño tomará un crédito UVA (Unidad de Valor Adquisitivo) del propio Banco Ciudad. La ley autoriza financiar hasta US$ 50.000.000.

El edificio de Parque Patricios tiene todo al descubierto, menos los dos subsuelos de cocheras. El frente y contrafrente son vidriados y el techo, cubierto por un manto de hormigón ondulado, tiene lucarnas por las que pasa la luz del sol. La planta baja y los tres niveles superiores, en los que trabajan 1.200 personas, son abiertos y asoman a un atrio central. Hay pocos despachos cerrados, entre ellos los del jefe y la vicejefe de Gobierno. Pero la sala de reuniones de Gabinete está en planta y puede ser vista desde la calle, porque es totalmente transparente.

Al mismo tiempo, la luminosidad hace que el nuevo palacio de Gobierno sea un lugar agradable para trabajar y permite ahorrar energía eléctrica. Se trata de un edificio sustentable, que recicla sus aguas servidas para reutilizarlas en los inodoros. Y almacena el agua de lluvia para regar los espacios verdes. Para la refrigeración, un sistema impulsa aire desde el piso, mientras circula agua fría por un radiador en el techo.

Fuente: Clarín.

Compartir.

El autor

Responder