Wabi-Sabi: la deco basada en la filosofía budista que es furor en todo el mundo

0

El Wabi-Sabi es un término japonés sin una traducción exacta y que en el mundo occidental comenzó a marcar tendencia en el diseño, la moda y la decoración. ¿De qué se trata? Si bien su filosofía se puede resumir en las tres ideas básicas de que nada es perfecto, nada es permanente y nada está completo, en su esencia más pura es el arte japonés de encontrar belleza en la imperfección y de aceptar los ciclos naturales.

Revalorizar los elementos en madera, los objetos artesanales y las piezas marcadas por el paso del tiempo son algunos de los pilares de esta corriente que está marcando la estética de Occidente. Además, las fibras, cerámicas, piezas artesanales con imperfecciones, algodón, lana y lino también conforman la lista de elementos que utiliza.

Su significado

El término Wabi-Sabi se divide en dos. Por un lado Wabi, que proviene de la raíz “wa”, se refiere a la armonía, la paz, la tranquilidad y el equilibrio. Se dice que las personas wabi son sencillas, no materialistas, humildes por elección y están en sintonía con la naturaleza.

En tanto, Sabi significa “la floración del tiempo, la progresión natural, la oxidación y el brillo extinguido de lo que una vez deslumbró”, grafica el reconocido arquitecto japonés Tadao Ando. Las cosas de Sabi llevan la carga de sus años con dignidad y gracia: “La fría superficie moteada de un cuenco de plata oxidado, el cedro gris de la madera erosionada, el elegante marchitamiento de una rama otoñal despojada”, ejemplifica el arquitecto japonés.

¿Cómo es una casa Wabi-Sabi?

De acuerdo al arquitecto Ando, un hogar de este estilo se caracteriza por la presencia de antigüedades y las marcas de desgaste en cada objeto. El minimalismo es otra de las características. Porque las posesiones se reducen, hasta conservan solo aquellas que son necesarias para su utilidad o belleza.

En cuanto a la paleta de colores, los más utilizados son los marrones, el negro, los grises y verdes.

Fuente: Clarin.com

Compartir.

El autor

Responder