Eduardo Costantini, presidente de Consultatio, analiza la actualidad del Real Estate

1

El presidente de Consultatio, Eduardo Costantini, hizo un análisis sobre el Real Estate a nivel macro, aportó su conocimiento relacionado con la economía argentina y su impacto respecto de las nuevas medidas adoptadas por el gobierno- en particular por la nueva oferta de los créditos hipotecarios- y su efecto positivo en la actividad.

¿Cuál es tu mirada macro de la economía?
En el contexto internacional, la economía está muy bien, pasando por un buen momento y se prevé un crecimiento a nivel mundial. Y aunque no estaba en recesión, la tasa de crecimiento había decrecido. Este año la economía mundial va a crecer al 3 y medio por ciento: Europa, al 2%; Estados Unidos está creciendo bien; también China dentro de esta nueva plataforma. No se vislumbra que las tasas de interés se disparen porque la inflación se mantiene baja. El panorama internacional luce bien. Desde el punto de vista del mercado inmobiliario es muy vasto. El que está sufriendo dentro del Real Estate es el segmento super high end, que es el que agrupa a las propiedades más caras del mundo en las ciudades metropolitanas porque hubo un exceso de construcción. Además esos mercados dependen de compradores globales como rusos, chinos, colombianos, brasileros. Esos países como en el caso de Brasil y de Rusia, atravesaron una crisis y además el dólar se fortaleció frente a esas monedas, entonces hubo una caída en la demanda; antes hubo una suba de precios muy fuerte y muchos proyectos. No sucede lo mismo en otros segmentos porque como el nivel de empleo y de actividad está muy bien, la venta de propiedades para los locales de cada uno de los países está funcionando bien.

¿El segmento Super High End tiene precios exorbitantes?
Por ejemplo, el departamento más caro de New York cotiza entre 90.000/100.000 dólares el m2: una fortuna.

Con respecto a la Argentina. ¿Cuál es tu opinión con lo que está sucediendo, con la inflación bajando, tasas controladas y créditos a 20/30 años?
Soy optimista. La Argentina desde el punto de vista inmobiliario comenzó una fase de expansión en 2015. Las familias, los inversores dedujeron que sucedería un cambio para mejor, entonces comenzó un aumento de precios y de operaciones. Todo esto después de haberla pasado muy mal con el cepo. Esta etapa positiva se consolidó en 2016/2017. El Real Estate local está bien. Por otro lado, con el resultado de las PASO, la población le dio un crédito apoyando la gestión de este gobierno, que aplica una estrategia gradual y que toma en cuenta la magnitud de los problemas de la Argentina en términos de desocupación, pobreza, inflación, bajo nivel de inversión y el comportamiento de las exportaciones y el peso del gasto público. Aplica la estrategia de los pasos sucesivos que implica una apuesta al crecimiento que ahora comenzó a materializarse en los últimos cuatro trimestres, impulsado por el aumento fuerte de la inversión de doble dígito mientras que el consumo está aumentando. El nivel de actividad está bien y le permite al gobierno en el margen ir bajando el peso del gasto público de la economía argentina y a la postre con el tiempo se va a materializar una baja gradual de los impuestos. Si este sistema converge, obviamente el mercado inmobiliario será favorecido potenciado el efecto por el surgimiento de una base pequeña pero muy fuerte de los créditos hipotecarios. Soy optimista, para los próximos dos años esa tasa de crecimiento va continuar. La apuesta del ministro Dujovne es la de lograr una tasa de crecimiento de largo plazo, para que el que en el año 2022, la carga impositiva baje de más del 40% al 33%. Entonces eso producirá un ciclo virtuoso. Pero hay que tener paciencia.

¿El crecimiento de la demanda será continuo y estable?
No veo un aumento explosivo de la demanda de vivienda, si que acompaña, pero no creo que nos pase por encima.

¿Habrá más interés por colocar dinero en el mercado financiero?
Ya hubo demanda de Lebacs. El argentino está muy dolarizado y piensa a partir de las expectativas. Cuando advierte que el dólar no va a subir convierte su dinero a bonos en pesos o compra acciones. Pero también una propiedad, un terreno, un auto, una moto. Ya ese proceso se está dando que está impulsando una fuerte venta de autos, motos y también un aumento de operaciones de propiedades.

Con relación a la vivienda social, ¿qué piensan los desarrolladores?
Eso será irreversible: si la economía converge, las viviendas sociales y la proliferación de créditos hipotecarios seguirá y la vivienda social será un segmento del mercado que vamos atender. De hecho estamos pensando en esa alternativa.

¿Cuáles son algunos de los proyectos que se vienen?
Será una corriente de proyectos dado por la venta de tierras de parte del Gobierno de la Ciudad, del AABE y del ANSES. Algunos terrenos ya tienen fecha de remate. Por ejemplo, los 200.000 m2 construibles en los siete terrenos que están en Catalina Norte, sobre avenida Madero. Eso sucederá de aquí a fin de año. Se subastarán cuatro terrenos, por el equivalente en FOT de 120.000 m2; habrá otros terrenos pequeños cerca de la cancha de polo, otro en el Tiro Federal, y algunos en Puerto Madero, que tienen fecha de venta. Creo que será una oferta muy activa y pienso también que esos remates serán muy disputados. Mi preocupación es que el desarrollador no pague en exceso el precio de esa tierra y que después que la demanda no pueda acompañar los precios que determinen.

Compartir.

El autor

1 comentario

  1. Escuché la opinión de Eduardo Costantini y me pareció muy positivo para las personas que están en duda de que hacer y no salir perdiendo todos. Fue’ un claro du comentario.

Responder