Llega noviembre y la ciudad se tiñe de violeta

0

Para saber que estamos en noviembre no hace falta mirar el almanaque: basta con recorrer la Ciudad y verla teñida de lila por los jacarandás. Los 11.000 ejemplares distribuidos en los 48 barrios porteños le dan una belleza a la ciudad y la decoran en todos sus rincones. El lila de los jacarandás ya decoran plazas, parques y veredas.

A lo largo de la avenida Figueroa Alcorta, en los parques de Chacarita, en la esquina de Santa Fe y Cerrito, en Tribunales, en la Plaza del Congreso. En los 48 barrios porteños pueden verse estas campanillas coloridas que contrastan con un fondo muchas veces gris.

Tanta fascinación producen sus flores acampanadas, que la planta que las contiene fue declarada árbol distintivo de la Ciudad en 2015. Y el Ministerio de Modernización porteño, que contó 11.000 ejemplares en las calles, elaboró un mapa interactivo con las zonas en las que más hay.

Pero no sólo los porteños muestran una admiración floral inusitada. También los extranjeros, como Beatrice Murch, fotógrafa estadounidense afincada en Buenos Aires que el sábado inauguró una exposición en el Botánico sólo con imágenes de esta especie.

“Llegué a la Ciudad un mes de noviembre, con los jacarandás en flor. Estaban tan lindos que me enamoré. En California, donde nací, también hay, pero acá están por todos lados: en las avenidas y las plazas, y también en las calles angostas, donde son una sorpresa de color”, cuenta entusiasmada Murch.

Hasta la televisión japonesa resultó atraída por su encanto. Tanto como para venir especialmente a filmar un encuentro bajo los jacarandás, llevado adelante según la antigua tradición oriental de observar la belleza de las flores, conocida como hanami.

Los jacarandás son nativos de las selvas de montaña del noroeste argentino. Fueron sumados al paisaje de la Ciudad hace más de un siglo por el arquitecto francés Carlos Thays, quien diseñó buena parte de los espacios verdes porteños más emblemáticos y se encargó de poblar las calles con 150.000 árboles.

Fuente: Clarín

Compartir.

El autor

Responder