Oportunidad para inversores en una ciudad donde el crecimiento turístico se fortalece

0

Walter Kobak es presidente del Colegio Inmobiliario de la provincia de Chubut, pero además es desarrollador en Puerto Madryn. De paso por Buenos Aires explicó el potencial que tiene esta ciudad patagónica y el fuerte atractivo que significa para el creciente turismo, tanto local como del exterior. Un escenario interesante para negocios en diferentes segmentos del Real Estate.

¿Cuál es el comportamiento del mercado en Chubut y en particular en Puerto Madryn?

Existen diferencias dentro de la misma provincia, que es muy extensa como es el caso de Puerto Madryn, Trelew, Comodoro Rivadavia, la Cordillera… Esquel justamente atraviesa un momento crítico con el hantavirus y se vio muy perjudicada en gran medida con relación al turismo que habitualmente se mueve mucho en ese lugar. Con respecto a Puerto Madryn podríamos decir que es una isla dentro de la provincia de Chubut, que tiene grandes problemas desde hace tiempo. En cambio, Puerto Madryn, que no depende mucho del estado, cuenta con mucha inversión privada, entre los cuales se incluyen pesqueras, fábricas, el puerto y el turismo, que es muy fuerte, sobre todo el que atrae las ballenas y está creciendo todos los años. En 2018, con el dólar alto nos benefició muchísimo porque creció tres veces el turismo extranjero. Y eso se reflejó en el movimiento de la ciudad. Hay inversión y como desarrollador inmobiliario considero que somos muchos los que estamos levantando edificios en diferentes segmentos como residencial y hotelería. Todo se vende. Muchas inversiones llegan de Buenos Aires, pero también de otros lugares de la Patagonia. Invierten en Puerto Madryn porque el costo del m2 es menor respecto de Buenos Aires y la rentabilidad es mayor. El costo de la construcción es mucho menor que en Buenos Aires: se calcula en el sector residencial un valor de venta de 1.600/2.000 dólares el m2 para edificios de mucha categoría y en buenas ubicaciones, en el centro o a una cuadra del mar.

¿También compran los extranjeros?

Es cierto que han invertido extranjeros, pero hay que decir que muchos llegan de Buenos Aires. Clientes que compran con confianza porque conocen a los desarrolladores. Además la rentabilidad es muy superior. Aproximadamente hoy la renta del alquiler, como sucede en todo el país, es muy baja, 3% anual, y por lo tanto poco tentadora. Entonces se buscan otras posibilidades para ofrecerle al inversor, como, por ejemplo, edificios para turismo y corporativos, que los administramos en unidades de negocios separadas para que el inversor no tenga que ocuparse de nada y es mucho más tentador. Lo mismo sucede con un condohotel que construimos en Madryn, que tiene un modelo de negocios semejante.

¿Este año las expectativas son parecidas a las del año pasado respecto del turismo? ¿También se esperan más inversores?

Así es. El que invierte en Puerto Madryn primero lo conoce como turista. Ese enorme potencial que tenemos ayuda a que se conozca, por ejemplo, la Península de Valdés, un atractivo único con las colonias más grandes de pingüinos, en Punta Tombo y Estancia San Lorenzo, ubicadas en las áreas continentales más grandes que hay en el mundo. Otro atractivo es el buceo. La gente se queda cada vez más tiempo para disfrutar de todas estas opciones turísticas: antes el promedio era de dos a dos días y medio; ahora, de más de tres días los que se quedan para conocer muy bien Madryn.

El turismo se empalma con la industria de la construcción…

Justamente hemos tenido un encuentro con una empresa hotelera, que gerencia un hotel muy importante en nuestra ciudad y me decían que están interesados en sumar hoteles en otras ciudades. Es fundamental, por ejemplo, que crezca una ciudad como Esquel, que tiene el Parque Nacional Los Alerces, con gran potencial, y que además es patrimonio de la Humanidad. Además, en invierno llega la nieve para disfrutar del sky, en La Hoya y sin embargo no puede desarrollarse porque no tiene hotelería. Este rubro es totalmente distinto del residencial. Son inversiones y proyectos diferentes y ni qué hablar de la operación posterior. Para que se concreten esos desarrollos se necesitan inversores que conozcan muy bien el negocio.

¿Qué tipologías se construyen en el área residencial?

En Puerto Madryn se construyen edificios residenciales, destinados al inversor, que adquiere para uso propio. En muchos casos porque son empresarios en Comodoro Rivadavia y los fines de semana viajan a nuestra ciudad. También se construyen edificios con departamentos más amplios para vivir en forma permanente de más de 100 m2.

¿Qué sucede con la oferta de terrenos?

Con los terrenos, como sucede en todos lados, se consiguen en muchos casos demoliendo casas antiguas. Así se generan lotes para construir. En el centro todavía quedan algunos terrenos. Pero según el código nuevo ahora queremos promover otros sectores para desarrollar y construir torres. Porque en el centro quedan pocos lotes y cuestan muy caros.

¿Cómo evolucionó el área comercial?

El comercio es lo que menos ha crecido en Puerto Madryn. Esta área está bastante estabilizada, ya que los nuevos edificios se construyen con locales en la planta baja. Hoy, en este rubro estamos en un punto de equilibrio.

¿Qué le falta a la ciudad para sumar?

En este momento creemos que se va a desarrollar la minería en la provincia de Chubut. Y en ese caso las ciudades más beneficiadas serian Puerto Madryn y Trelew. Como no hay oferta de edificios de oficinas este sería en el corto plazo una interesante inversión. También hacen falta edificios para estacionamiento. Es todo un tema este rubro en todas las ciudades de la provincia y es una buena inversión para encarar. Madryn es la ciudad que más crece en el país, con más del 3% anual en diez años. De modo que invertir en el área residencial es necesario. Hoy se busca alquilar y no hay oferta. Justamente estamos pensando en llevar la AEV (Asociación de Empresarios de la Vivienda) a Madryn porque eso ayudará para trabajar más unidos para tener una mejor ciudad y mayor desarrollo. Creció en población, pero mucho más en superficie y el costo de los servicios es alto. Es importante que la gente habituada a desarrollos ayude a pensar en una nueva ciudad.

Compartir.

El autor

Responder