Pocito Social Life: un proyecto que cambiará Córdoba

0

Lucas Salim, CEO y fundador de Grupo Proaco, avanza con el megadesarrollo Pocito Social Life, en Córdoba, además de otros emprendimientos de gran magnitud como Docta y otro en Villa Carlos Paz. Una apuesta fuerte convencido de los beneficios de invertir en Real Estate que obliga a evaluar la coyuntura, pero sin perder de vista que los desafíos de la actividad implican pensar y construir para el futuro.

¿Cuáles fueron los primeros pasos de la firma?
Comenzamos en 2001, un año complicado. Pero no fue la única vez que desafiamos momentos difíciles y comprendimos en nuestro caso que detrás de cada crisis dimos un nuevo salto o una evolución en la empresa. En general, cuando suceden estas cosas el mercado se asusta, pero nosotros redoblamos la apuesta y siempre tratamos de ver la oportunidad detrás de las crisis. Además muchos proveedores, inversores y clientes nos han acompañado en esa situación para comprar tierra o para hacer negocios y les fue muy bien.

¿Cómo está Córdoba?
Depende mucho de Brasil y ese país no está pasando un buen momento. Con lo cual, la expectativa consiste en que repunte porque somos dependientes de la actividad industrial brasilera y esperamos ansiosos que pueda despegar. Además en el sector inmobiliario, el gran motor es el agropecuario y agroindustrial en general. Cuando tenemos buenas cosechas rápidamente se recupera y se vuelca al Real Estate. Ahora venimos de una mala cosecha, que afectó en gran medida al gobierno nacional, fue fruto de una gran sequía y en Córdoba se sintió mucho más porque somos una provincia netamente agrícola. Sin embargo, para el año que viene existen expectativas favorables en ese sentido.

El efecto de la devaluación ¿se sintió en el sector inmobiliario?
Hasta agosto de este año con Proaco tuvimos record de ventas, pero la devaluación generó un golpe que el mercado no esperaba. Hubo que atravesar meses difíciles, pero no somos ajenos a la situación en general. Ahora con más estabilidad, las operaciones empezaron a fluir y durante noviembre ha vuelto una situación de cierta normalidad. La inversión inmobiliaria es muy importante para la mayoría de la gente. Con respecto a los inversores, sucede a menudo que ven los negocios cuando el dólar toca un techo y tratan de salir para concretar una diferencia. Son cuestiones esporádicas y no es la realidad del mercado. Hace falta estabilidad pensando en el mediano plazo.

Ustedes han encarado un proyecto importante en Villa Carlos Paz…
Sí, es el más grande en su historia con 30.000 m2 cubiertos, el parking más grande de la Villa, ubicado a una cuadra de la Municipalidad y otra de la terminal de ómnibus sobre la avenida San Martín, la avenida principal de ingreso a Carlos Paz. La primera torre se entregó en noviembre del año pasado; ahora la segunda y en noviembre de 2019 se entregan las tres torres del proyecto. Para agosto se abrirá el primer centro comercial del Opera Mall.

¿Quiénes compran en Villa Carlos Paz?
Ese lugar es en general muy atractivo para los que adquieren la tercera vivienda. Muchos cordobeses tienen su departamento en Villa Carlos Paz para el fin de semana. Además los agropecuarios del interior de la provincia, que viven en el campo y buscan un poco de movimiento y ruido también eligen esta zona para invertir. Sin olvidar que llega mucha gente de la Patagonia a comprar allí.

Ustedes han encarado varios proyectos y uno muy ambicioso, Pocito Social Life…
Sí es muy importante, diría que es en realidad un megadesarrollo. Pero llevó tiempo tomar la decisión. Hace cinco años vi la tierra por primera vez, pero no era el momento. Decidí comprar otra tierra y lotes en otro lugar y descarté Pocito. Pero siempre me quedé pensando en esa propuesta. Mientras tanto avanzamos con Docta, un desarrollo muy grande, de 600 hectáreas y el más exitoso que tiene Córdoba. Vendimos en 36 meses de proyecto más de 3.000 terrenos. Tenemos aprobados para construir 5.000 departamentos, 7.000 viviendas y más de 12.000 lotes. Es un gran proyecto de largo aliento y muy bien consolidado. Docta es una ciudad dentro de la ciudad. Pero en febrero de 2017, con la cabeza tranquila después de las vacaciones, advertimos que el mercado empezaba a cambiar. La explosión del consumo que tuvo la clase media empezaba a resentirse y entendí que los nuevos ganadores del modelo iban a estar en otro lugar. La construcción otra vez iba volver a ser el motor del crecimiento y tomamos posición en dos o tres ubicaciones de tierra en Córdoba.

¿Cómo llegan a Pocito?
Ese espacio lo vi hace cinco años, pero llevó dos decidir la compra de la tierra, entre cuatro y cinco meses ponernos de acuerdo con los propietarios. La aprobación del proyecto, casi 14 meses. Es una obra muy ambiciosa para Córdoba. Tendrá un parking para 750 vehículos, un mall de 30.000 m2 cubiertos, en una ubicación de la ciudad. El proyecto es de usos mixtos, arriba del centro comercial se construirán tres torres de 120 metros, que serán las más altas de la ciudad, con 945 departamentos y 120 oficinas en coworking. Estará todo integrado. La idea es vivir y trabajar en un mismo lugar y esto va a generar más de tres millones de visitantes al mall de parte de quienes se instalarán allí, más la circulación propia del centro comercial que recibe entre 9 y 10 millones de visitas al año. Esto implica que ingresamos con el 30% de flujo asegurado.

¿Qué opinan los vecinos, la gente joven?
Las crisis traen oportunidades y por otro lado se sabe que el impacto que traen los proyectos en una situación de bonanza económica suele generar más objeción. Pero ahora la gente está contenta porque se va a transformar la zona. Llegan elogios y festejan la llegada de un proyecto importante en esa área. Además va a generar 500 puestos de trabajo directo y 1.500 indirectos. Comenzamos con la comercialización hace una semana y las obras están previstas que comiencen en marzo.

¿Ustedes ofrecen financiación propia?
Somos desarrolladores, tenemos un modelo tradicional. Compramos la tierra, armamos el proyecto, comercializamos y ofrecemos financiación, que siempre es el plazo de obra. Prevendemos y vendemos durante el curso del proyecto. Quienes compran antes tienen menor valor, más terminado abonan un precio más caro.

Invertir pensando en el futuro…
No hay que asustarse por una caída de dos meses de venta. No podemos estar haciendo el balance semanal. Planificamos muy largo, con objetivos de crecimiento y haciendo cosas que no tienen que ver con la coyuntura. Tenemos un proyecto como Pocito Social Life de 127.000 m2, en 8 años, mientras tanto habrá tiempos de bonanza y de crisis. Creo que la idea se basa en mirar hacia adelante. Hace rato que no se construía tan barato y creo que es un buen momento para volver a apostar por la construcción.

Compartir.

El autor

Responder