Marcar la diferencia con propuestas que rinden, son más accesibles y atraen a un sector de la demanda

0

Gabriel Maioli, director de M&M Propiedades, analiza los diferentes rubros que en estos días complicados para el sector pueden generar negocios. De acuerdo con su experiencia, suma nichos más novedosos como los co-living, en el caso de los millennials. También para turistas, con servicios y en ubicaciones clave, en todos los casos con amenities y confortables. Suma otro segmento que abarca los co-senior, pensados para adultos mayores, muy bien atendidos en propuestas de categoría, con servicios y confort.

¿Qué hacer con este mercado complicado?

Soy optimista pese al momento que vive el sector. Este mercado genera problemas, pero también surgen opciones. Actualmente existe en la sociedad una parte del electorado que está disconforme y otra conforme. Mi misión es hablarle al que está disconforme, que observa la situación de un modo negativo. Tenemos una larga historia con situaciones complejas. Pero al margen de estos cambios, Buenos Aires será la misma y en momentos como este, uno de los temas que interesa a la gente es hacer rendir más los dólares. Se puede comprar en cuotas en pesos, como vendemos nosotros o cualquier desarrollador y es una oportunidad para ponerlo en marcha porque depende de cómo se devalúe el peso contra el dólar, convendrá tener deuda en pesos. Lo que sucedió siempre en la Argentina es que la gente ante la incertidumbre saca el dinero -dólares- de los bancos, los guarda un par de semanas o más, sin saber qué hacer. Con el tiempo, esos dólares se colocan en inmuebles. Esto lo hemos vivido en muchas oportunidades.

Sucede que la gente no sabe qué hacer con los ahorros…

El sector apuesta al ladrillo como refugio de valor, pero es necesario buscar en quien confiar. Es importante saber quién construye y qué ha realizado en estos años. Sucede que el que puso dinero en ladrillos, por ejemplo, alquila luego el departamento. Sabe que al menos tendrá dinero para pagar cuentas, mientras se mantiene el capital invertido. Colocar dinero en metros cuadrados es una muy buena opción. En estos momentos puedo ofrecer más metros cuadrados por un dólar y es una oportunidad interesante. Conviene aprovechar la oportunidad que los desarrolladores ofrecemos. Nosotros pagamos los materiales y la mano de obra en pesos.

¿Qué opina la gente en estos días acerca de tus comentarios?

Los que están disconformes lo ven complicado. Pero es importante explicarles lo que ya sucedió en los últimos 70 años y lo entienden, aunque cuesta llegar a la gente que no está conforme con el resultado. Suele observar la realidad muy compleja y es negativo.

También ofreces proyectos pensando en los millennials…

Desde hace dos o tres años apuntamos al co-living, con unidades para turistas y estudiantes. En este rubro para co-living nuestro comprador es el inversor, que no es el potentado que nos compra diez departamentos, sino el que compra y paga la cuotita. Estas propiedades son rentables porque los valores son accesibles. Por ejemplo, desde 42.000 dólares totales en el centro en una ubicación clave, que se pueden pagar en dólares 18.000/20.000 dólares o en pesos y el resto en cuotas de 20.000/30.000 pesos. Están destinados a estudiantes y para el turismo y creemos que rendirán entre el 8 al 10% anual en dólares, con un dólar de 65.

La industria turística genera movimiento…

El año pasado pasamos a Brasil en materia de crecimiento turístico y este año también será muy bueno para esa industria. Los estudiantes son parte de un mercado muy interesante porque la calidad educativa que brinda la Argentina ha generado en los últimos veinte años cantidad de extranjeros que vienen a estudiar, porque lo que se les ofrece es muy bueno. Estos proyectos están destinados al inversor que quiere colocar poco dinero y que rinde mucho más que un departamento residencial. Con respecto a la forma de alquilar, se logran acuerdos con muchas ventajas respecto de un alquiler clásico. El contrato, por ejemplo, para un turista es por tres noches; en el caso del hostel, el contrato es por noche. El costo es lo mismo en otras ciudades con amenities, bien ubicados y se pagan bien. En cambio, los estudiantes no generan tanta rotación. Son contratos trimestrales, pero con la condición de quedarse un año en residencias universitarias, pero del siglo XXI, que cuentan con amenities como gimnasio, piscina, microcine, lugares para co-working; además están rodeados de pares, en un ámbito agradable y moderno. Estos se ubican en zonas como Centro, Microcentro, San Telmo o Palermo, cerca de establecimientos educativos y conexiones. Tenemos muchos proyectos para co-living todos muy bien ubicados. También sumamos otros emprendimientos, uno en Belgrano para senior-living. Es un hotel cuatro o cinco estrellas para adultos mayores, que se sienten bien y que quieren tener todo resuelto. Cuentan con una clínica médica, spa y están rodeado de pares. Estas propuestas rinden muy bien en dólares y han generado tanto interés que se creó una demanda insatisfecha. Con respecto a las propuestas de co-living como de co-senior existen curadores de eventos todo el tiempo que saben lo les gusta o no a la gente que integra esos espacios y organiza eventos para que compartan con sus pares y se sientan mimada. Hay una importante integración y la gente lo paga.

Distintas oportunidades

Es importante buscar nuevas opciones para el sector y la gente. También observar otra realidad y buscar cuál es el negocio que genera movimiento. Hay que ser optimista. Es la misma Buenos Aires que cambia según las circunstancias y también cambia el mundo. Es interesante invertir en la Argentina que, mas allá de los vaivenes, siempre deja en el largo plazo revancha, siempre ofrece un premio.

Compartir.

El autor

Responder