¿Cómo convertir tu departamento en un lugar con tu personalidad?

0

Cada elemento que utilizamos para decorar el departamento habla de como es uno. El sillón, las alfombras, la iluminación, los colores y las texturas forman parte de los detalles que, estratégicamente colocados, conforman un ambiente armonioso y cálido.

A diferencia de una casa, un departamento tiene una estructura “tipo” que no se asocia con quienes lo van a habitar, sino que es impersonal. Es por eso que para lograr un espacio acogedor y personal, es clave el interiorismo. El objetivo es lograr reflejar el alma de quien lo vive, respetando sus necesidades, cumpliendo con los objetivos funcionales básicos y aportando un plus emocional ligado a la personalidad de cada uno y generando un clima agradable.

Sentir que nuestra casa es acogedora dependerá de lo fieles que seamos a nuestros gustos. Por ejemplo: si nos gusta leer, armar un buen sector de lectura; si nos gusta mirar películas, elegir un buen sofá, etc. Para lograr eso, es necesario tener en cuenta los siguientes detalles:

Iluminación
Lograr un ambiente acogedor también requiere de conseguir una iluminación perfecta. Una vez realizada la propuesta de luz general y de luz natural en el ambiente, debemos agregar artefactos que sumen clima. En lo posible, dimerizables -es decir, que permitan regular la intensidad de la luminosidad- y de luz cálida. No olvidarse, además, de la luz cenital, la luz de piso o de mesa. Es importante decidir dónde se usarán pantallas: si el ambiente no es muy grande, no siempre es la mejor elección; en cambio, en ambientes de grandes dimensiones, son grandes aliadas.

Alfombras
Principalmente si los pisos no son de madera, ya que no solo delimitan sectores, sino que además otorgan calidez e invitan a sentarse en el suelo o a caminar descalzo.

Cortinas
En paños de género cierran el espacio, le quitan rigidez, dan calidez y absorben ruidos. Dependiendo de las ventanas, si son hasta el piso, mejor.

Sofá
Se recomienda elegir los más grandes que permita el ambiente, con almohadones mullidos y blandos; si tienen fundas, que sean sueltas y en géneros nobles.

Almohadones
Los almohadones sueltos descontracturan. Y un ambiente descontracturado siempre es más acogedor. Además, aportan la sensación de comodidad y son elementos imprescindibles en todo hogar.

Toque personal
Para lograr esa personalidad del dueño de casa, debemos pensar y agregar algo que remita a su historia. Las fotos familiares son siempre atractivas, pero podemos ponerlas de una forma más moderna que el típico marco apoyado en un estante. Impresas en grande, en blanco y negro colgadas en la pared. Por otro lado, agregar algún mueble heredado o de significado especial para los dueños de casa aporta un sello personal, pero no hay que abusar de este recurso porque pierde fuerza.

Colores
A la hora de elegir los colores tenemos que tener en cuenta la luz natural del ambiente. Los colores claros y suaves aportan calidez y serenidad. Si nos gustan los colores fuertes, debemos elegir estratégicamente dónde ponerlos, y que no representen un gran porcentaje de nuestra ambientación. Como en todo, encontrar el equilibrio es la clave del éxito.

El secreto
Todo aquello que active nuestros sentidos hará más completa nuestra experiencia. Prender velas, poner flores en recipientes originales, tener listo un pequeño parlante para escuchar una música relajante, mezclar texturas y combinar bien los colores es el secreto.

Fuente: Clarín

Compartir.

El autor

Responder